Lo que debes saber antes de someterte a una abdominoplastía

La abdominoplastía es un proceso quirúrgico estético que consiste en reconstruir la pared abdominal. Este procedimiento se usa para eliminar la grasa localizada o el exceso de piel producido por el embarazo o por una pérdida excesiva de peso. Así, lo que se consigue es remodelar el abdomen y la cintura, por lo que hay una remodelación de la forma del cuerpo.

En qué consiste la abdominoplastía

abdominoplastíaLa abdominoplastía se realiza bajo anestesia general y/o peridural, ya que consiste en hacer una o varias incisiones en el abdomen. Otra de las técnicas que se puede aplicar es la miniabdominoplastía, en la que se realizan incisiones más pequeñas.

Durante el tratamiento se realiza una incisión horizontal sobre la zona pubiana que se extiende hasta la cadera. Mediante esta incisión se libera toda la grasa abdominal y la piel que sobra, tensando los músculos abdominales.

Una vez realizada la intervención se coloca la piel sobrante en su nueva posición y se pone bien el ombligo mediante suturas muy finas y disimuladas. La intervención suele durar entre dos y tres horas, mientras que en la miniabdominoplastía se necesitan entre una y dos.

¿La abdominoplastia es una intervención de salud o estética?

La abdominoplastia se puede realizar por varios motivos, por lo que es importante hacer una valoración de las circunstancias que llevan al paciente a someterse al tratamiento.

La intervención se puede dar por un motivo de estética, cuando el paciente tiene un peso adecuado a su estatura, pero en la zona abdominal tiene exceso de piel o grasa. Otro motivo estético se da después del embarazo, ya que se perciben cambios en la zona abdominal debido a la separación de los músculos.

La operación se puede dar también por motivos de salud, por ejemplo, cuando un paciente sufre sobrepeso se les hace la intervención para contribuir en la pérdida de peso.

Lo más importante antes de realizar la abdominoplastía, sea por estética o salud, es valorar el estado de la piel y su elasticidad.

Beneficios de la abdominoplastía

Tras la abdominoplastía se consigue una mejora estética y el paciente tiene más seguridad y confianza. De esta manera, se consigue una mejora en la autoestima y se consigue que el paciente cambie de actitud. También se obtienen beneficios en la salud, ya que al paciente se le da más movilidad y energía al liberarse de cierto peso.

Riesgos de la abdominoplastía

Las intervenciones quirúrgicas conllevan riesgos, por lo que es importante estudiar la fisonomía e historia clínica de cada paciente. Los riesgos son mínimos cuando se acude a un profesional, ya que advierte de todas las complicaciones al paciente.

Es probable que el paciente tenga problemas de dolor, irritación e inflamación. Es importante que el cirujano tenga en cuenta durante el preoperatorio si el paciente sufre diabetes, problemas de hígado o cardíacos. De la misma manera, es necesario considerar si tiene un hábito tabáquico, ya que deberá dejarlo dos meses antes de la intervención para evitar riesgos.

¿Los resultados de la abdominoplastía son definitivos?

La permanencia del resultado depende del cuidado que haga el paciente tras la operación, así como la integración de hábitos saludables en la vida cotidiana. Lo que se recomienda al paciente es que lleve una dieta equilibrada y que realice actividad física.

En las consultas de revisión, lo que se hace es indicar normas nutricionales al paciente, así como de ejercicio y posibles dietas en función de cada caso. La primera se realiza a los tres o cuatro días de la intervención, y después de hace una a la semana durante un mes. Los resultados empiezan a ser visibles tres meses después de la intervención.

A %d blogueros les gusta esto: